Posted on / in De los directores

NO SOMOS UNA SECTA,SOMOS UNA MANADA

Más que cualquier otro trabajo cotidiano y monótono, tenemos la fortuna de pertenecer a un sector productivo al cual pudiéramos llamar “privilegiado” por la naturaleza de la labor creativa, la cual conlleva formas y procesos de trabajo que exigen una constante evolución así como un compromiso mayor con nuestras ideas y la manera en que visualizamos y proyectamos éstas, a pesar de que siempre ha sido vista como una labor mucho más “relajada” en comparación al trabajo estricto en cuanto a rutinas y horarios que se deben cumplir en otras profesiones.

Toda la creación humana comienza con una idea

AVF comenzó hace más de 3 años como una idea que poco a poco se fue esbozando a partir del nivel de visión, experiencia y gustos particulares de las primeras mentes que formaron parte del proyecto. Apegados siempre a nuestros ideales, creencias e incluso rituales personales, acuñamos un concepto que evocaba a la búsqueda de la verdad y la conexión con “eso” que pudiéramos llamar de diferente forma asegún, pero que al final converge en un mismo fondo: la evolución como seres humanos y la expansión de nuestra consciencia; la cual se ha plasmado en una de sus muchas formas, desde el principio de la comunicación visual entre nuestros ancestros como un tercer ojo acompañado de una pirámide o figuras triangulares cuya semiótica en la actualidad se ha asociado bastante con sectas secretas las cuales controlan y manipulan toda la información para mantener el dominio de la consciencia de los seres humanos, muy a pesar de que las ciencias ocultas también guardan un trasfondo de conocimientos fundamentales para el desarrollo de una civilización a partir del elemento menor, que es el individuo.

Retomando la idea inicial, y a partir de la experiencia que nos han dado los últimos años en los cuales hemos visto crecer la familia y el entorno laboral de AVF de una manera casi inmensurable, teniendo contacto con más clientes y colaboradores dentro y fuera de la industria quienes no han sabido desaprovechar la oportunidad de preguntarnos si pertenecemos a una secta o somos “iluminatis” al ver nuestra identidad gráfica. Lo cual podía pasar como un buen “chascarrillo” para reír por un momento aludiendo a la “mafia del poder” (hablando en proporciones globales, casi universales), o como una oportunidad para explicar un poco la filosofía detrás de nuestro interés en lo “oculto”. Pero teniendo siempre al final un dejo de duda ante la forma en que nos perciben desde el exterior. En paralelo a esto hemos tenido la fortuna de un constante flujo de trabajo que hemos sabido sacar adelante a través de la colaboración en conjunto entre cada una de las mentes que hoy formamos parte de este proyecto en constante evolución. Donde más allá de un equipo de trabajo, hemos formado una familia.

Hoy queremos romper un poco con el dicho de “casa de herrero, azadón de palo”, y rediseñamos nuestra imagen desde las entrañas; buscando proyectar lo que realmente hacemos como función de una empresa formal en el sector productivo-creativo. Pero guardando siempre nuestra escencia y razón de ser como seres creativos llenos de ideas navegando en un vasto universo de oportunidades y formas de expresar y vaciar nuestra mente visualmente, superando siempre, como una gran manada de lobos, los retos y proyectos que vienen adelante.

Tavo del Toro

Director

Deja un comentario